Retos que tienen las nuevas ciudades que buscan posicionarse dentro del sector turismo

Se ha hecho una idea generalizada que el sol y la playa son los principales atractivos en las ciudades turísticas, tanto de España como en el resto del mundo. Pero en los últimos años se ha despertado un nuevo interés por los ambientes diferentes y poco solicitados, y dicha inquietud se mantiene en crecimiento constante. Del mismo modo funciona el mundo de la joyería, por ejemplo las piezas de Rosa Tous se han distribuido a nuevos países, aumentando la demanda mundial de la marca y ha permitido un crecimiento considerable ya que se adapta a diferentes características, logrando el éxito con cada una de ellas.

Las nuevas ciudades turísticas tienen retos importantes que solventar para mejorar su posicionamiento como destino. Todo esto viene dado por un estudio de UrbanTUR, quienes han analizado unas 22 ciudades en España. Desde que se realiza este estudio hace cuatro años, se ha podido evidenciar nuevos desafíos a los que se enfrentan las ciudades que no formaban parte de una agenda de turismo para ese entonces, estando a la deriva en gran medida por el incremento en la demanda y la oferta turística de la actualidad. Siendo las ciudades más  competitivas en cuanto a turismo: Madrid, Barcelona y Valencia.

Dentro de los retos a los que se enfrentan estas ciudades podemos mencionar la gestión de crecimiento turístico relacionada con la capacidad de carga que tiene la misma. Para poder recibir a los turistas es necesario tener un orden y una planificación urbana que permita conjugar los beneficios aportados por las actividades que puede ofrecer, preservando la calidad de vida de quienes habitan y su entorno.

Es un desafío importante para el crecimiento de las viviendas de uso turístico no regladas, las cuales se han convertido en tendencia por la falta de respuesta en cuanto a las normativas integrales. También se presenta una dificultad en la inspección y oferta, poniendo en riesgo tanto a los residentes como a los visitantes.

En los últimos años se ha notado una gran inversión por parte del sector privado y de los fondos de inversión, con los que se compran muchas viviendas con el fin de volverlas espacios turísticos gracias a la rentabilidad que está generando la explotación turística. Si no se tiene una buena legislación para controlar este fenómeno, se convertirá en uno de los mayores retos para la ciudad, además de que es necesario que todo crezca de forma planificada para garantizar la supervivencia de los centros históricos, centros de interés comercial, residencial y turístico, y por ende manteniendo una buena sostenibilidad del turismo.

En el estudio también se propone una nueva movilidad urbana, que se tengan nuevos sistemas de transporte más eficientes, calmados y que tengan menor huella ecológica. Los sistemas de movilidad son determinantes para la experiencia del turista, siendo un elemento relevante a la hora de posicionar una ciudad. Barcelona es una de las ciudades que tienen un plan de movilidad específico para sus visitantes. También se debe incrementar la inversión en el campo de la tecnología, mejorando la integración de actores y de propuestas para experiencias que tendrá el turista.